Carrito:  

Ningún producto

0,00 € transporte
0,00 € Total

Carrito: Confirmar

Newsletter

Consejos para vestirse adecuadamente para cazar

 

Sistema 3 capas:

La clave para permanecer caliente y cómodo en cualquier actividad al aire libre es permanecer seco, evitar el viento, vestirse por capas para crear un micro clima y adaptarse a las diferentes condiciones climatológicas y cambios de temperatura de acuerdo con el nivel de actividad que se realiza.

 

La primera capa

La primera capa es muy importante porque está en contacto directo con su piel y permite que uno se mantenga seco o no. Es importante también porque una primera capa inapropiada puede reducir la transpirabilidad de una chaqueta Gore-Tex de primer nivel. La primera capa debe permitir la evacuación de la transpiración hacia el exterior hacia la segunda capa de protección para que esta evacue a su vez hacia la de fuera. La humedad refresca 25 veces mas rápidamente que el viento, y una ropa húmeda hará bajar rápidamente la temperatura de su cuerpo.

Hasta con temperaturas sobre cero, una pérdida rápida de calor acentúa una bajada de temperatura corporal y se puede llegar a la hipotermia. Algunos de los materiales empleados para la ropa interior son los llamados sintéticos (polypropylenos y/o polyester). Los materiales sintéticos son ligeros, resistentes, absorben la transpiración y secan rápidamente. La lana, igualmente absorba la transpiración en sus fibras, y puede absorber hasta 35% de su propio peso sin que uno se sienta húmedo o sin que se pierda su capacidad aislante. La lana no huele, incluso después usos prolongados. El algodón es absolutamente inadecuado como primera capa porque absorbe muy lentamente la transpiración, y seca muy lentamente (incluso en calcetines). Estas prendas deben ser muy ajustadas para mantener el calor corporal, y a la vez ser elásticas para conseguir una buena libertad de movimientos.

 

La segunda capa

La función de la segunda capa es la de mantener caliente y la de asegurar que la transpiración se evacua hacia el exterior. La lana y los micropolares son aconsejables como secunda capa porque asilan y aseguran que la transpiración se evacue correctamente. La transpirabilidad es importante porque la segunda capa, como la primera, influye en la efectividad de la capa exterior. El tamaño (espesor) de la segunda capa, se ajusta en función de la temperatura ambiente. Debe ajustarse para mantener el calor corporal, siendo a la vez flexible para conseguir libertad de movimientos.

 

La capa exterior

La capa exterior protege de las condiciones externas, debe de ser cortaviento e impermeable para que la transpiración sea evacuada hacia fuera. No es necesario elegir una prenda exterior muy caliente, dado que esta función la puede asumir la segunda capa. Cuando la climatología es seca, la impermeabilidad y transpirabilidad son criterios importantes. En este caso el concepto Soft Shell es ideal. Si hay posibilidad de estar bajo la lluvia, el mejor material que se puede elegir en una prenda es Gore-Tex®, garantizando que su prenda siempre será transpirable.